YUSTE EN CONTRA DE LAS PENAS CORTAS DE PRISION

El secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, ha manifestado recientemente que es necesario llevar a cabo acciones alternativas a la pena privativa, sobre todo, por dos motivos fundamentales: el alto coste que supone y las dudas que existen sobre la eficacia de esta medida, fundamentalmente en algunos casos.

En España, hay una media de 147 presos por cada 100.000 habitantes, una cifra "alta" en comparación con la media de la Unión Europea, que es de 122 reclusos y que, sin embargo, dista mucho de la tasa de Estados Unidos, con 700 presos por cada 100.000 habitantes.

Para el secretario general de Instituciones Penitenciarias, existe actualmente una "crisis" de la prisión y ha defendido la necesidad de evitar las penas "cortas" en la cárcel, apostando por otro tipo de mecanismos. Ha argumentado que esto se fundamenta en que las personas condenadas a penas cortas, consideradas como "pequeños delincuentes", entran en contacto durante el periodo que están en prisión con otros presos que pueden generar una influencia sobre el reo. Además, Yuste ha sostenido que las penas cortas no conceden el tiempo necesario para favorecer la reinserción del penado, de manera que las condenas de menos de seis meses "distorsiona" el tratamiento al que son sometidos los reclusos para evitar la reincidencia.

Ha abogado, por todo ello, por buscar los mecanismos necesarios para equilibrar las razones que permitan encajar las dos posturas, la de la prisión y la que apuesta por las medidas alternativas, aplicables a los delitos de menor calado. Entre esas medidas, Yuste ha citado los servicios a la comunidad, donde la persona condenada deja de convertirse en una carga para ser un trabajador. También se ha referido a la modalidad de la suspensión de la condena para delitos de menor calado, con la condición de que el penado no vuelva a delinquir.

Contenido especifico de prisiones: