LA "CUSTODIA DE SEGURIDAD" DE RUIZ-GALLARDON

Contenido de actualidad: 

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, legislará sobre las condenas a los agresores sexuales con un endurecimiento del Código Penal que permitirá, en la práctica, alargar la estancia en prisión de los delincuentes una vez que estos hayan cumplido su condena.

La fórmula elegida será la de la “custodia de seguridad”, una medida importada, principalmente, de Alemania y que ya se aplica en países como Suiza, Reino Unido, Francia, Austria o Dinamarca para proteger a la sociedad de los delincuentes multirreincidentes cuando estos han cumplido ya su condena en prisión. La custodia de seguridad será impuesta por un tribunal en función de la peligrosidad del autor del delito enjuiciado junto a la sentencia condenatoria que fije la pena de prisión que corresponda. Siempre de antemano y no a posteriori, como ocurre en países como Suiza. Su aplicación, sin embargo, se llevará a la práctica al acabar la condena mediante la tutela de un juez de vigilancia penitenciaria, que será quien determine por cuánto tiempo se debe aplicar esa segunda privación de libertad que, en todo caso, no podrá superar los diez años.La custodia de seguridad podrá ser revisada en cualquier momento por el juez de Vigilancia Penitenciaria, de modo que se mantendrá solo mientras subsista la peligrosidad del penado.

Gallardón, por su parte, volvió a reafirmar ayer que la cadena perpetua revisable es una condena que solo será aplicable a terroristas porque es la figura adecuada para las personas que entran en una organización cuyo fin último es “atacar la esencia del Estado de Derecho” y la democracia. Sí anunció, en cambio, que suprimirá la figura del delito continuado para los delitos de naturaleza sexual para ajustar la gravedad de la pena al número de delitos cometido y a la gravedad de los mismos. Según explicó Gallardón, un violador será condenado, por ejemplo, por cada una de las violaciones que comete y no por un delito continuado de violaciones que acarrearía una condena mucho menor en el tiempo. Algo parecido a lo que supone la doctrina Parot para los terroristas. Así mismo, la detención ilegal con desaparición forzada, sobre todo en los casos con motivación sexual y con víctimas menores, también se verá agravada para que la pena que se imponga se adapte a la gravedad de la conducta cometida.